Llavero o Mando con camara oculta espia

¿Grabo con cámara oculta la reunión de despido con mi jefe?

El punto de reunión es un viejo hotel sin apenas clientes de los de Bourbon y Montecristo que ha perdido dos estrellas y ahora se mantiene con el alquiler de viejas habitaciones alquiladas por horas.

Cinco minutos antes de la hora convenida aparece D.Luis, un asesor sin estudios que no respeta la prohibición de fumar en sitios públicos, y la pareja se levanta para recibirlo.

– Te presento a mi asesor, esta es Teresa, mi secretaria – dijo Jacobo con voz ronca, haciendo las presentaciones de rigor –

            – Encantada – replicó Teresa –

– Bien, aquí están los documentos – Dijo en tono seco D.Luis

El motivo de aquella reunión era el despido de Teresa, una leal secretaria que no tenía culpa de que Jacobo decidiera cerrar su negocio aduciendo pérdidas cuando en realidad todo eran ingresos y los únicos gastos eran los que el jefe se permitía del dinero de la caja.

Teresa sabía que aquel despido era una trampa, que no se ajustaba a derecho y que entre su jefe y aquel asesor de secano, querían dejarle sin la indemnización que le correspondía después de trabajar doce años en la oficina.

– Firma aquí – fue la segunda frase que pronunció D.Luis –

La simpática secretaria de gafitas parecía estar muy nerviosa y no paraba de dar vueltas al llavero de la Virgen del Escorial del que prendía una sola llave y el mando a distancia de su coche, un Scort del 99.

– Vale,  pero si firmo, queda claro que no me has pagado y que los once mil euros me los pagas a primeros de Junio como hemos convenido ¿No? – preguntó Teresa –

– Eso es – contestó Jacobo – cuando venda lo que queda en el almacén, la primera que cobras eres tú.

Teresa firmó un documento con fecha posterior a ese día, y se fue con las manos vacías intentando no pensar hasta que llegara la fecha prometida.

Quince días después Jacobo vendió toda la mercancía del almacén a un comerciante por más de 20.000 euros, pero acostumbrado a un ritmo de vida donde la palabra gastar era el slogan de su religión, prefirió seguir haciendo lo que hasta entonces hacía, a pesar de que toda su fortuna eran los cuarenta billetes malva que le pagó el tratante por lo que un día fue una de las mejores tiendas de electrónica.

Pasaron cuatro meses más y la paciencia de Teresa llegó al límite de que tuvo que vender el viejo Ford para pagar las facturas de la luz que se le amontonaban.

La última respuesta de Jacobo fue no coger más el teléfono, así que su secretaria puso la correspondiente denuncia, pero no como la esperaba el listo de su jefe.

Teresa acudió al Juzgado a poner la denuncia, y unos días después Jacobo recibió la citación. En su declaración este avispado jefe de empresa, afirmó haberle pagado el día que firmó, declarando que el día del hotel no se había firmado el documento, sino quince días después, y que al momento de firmar, le pagó a su secretaria los once mil euros convenidos.

La abogada de teresa presentó un video, en donde se veía claramente lo contrario, y el Juez de Instrucción decidió admitirlo como prueba.

Jacobo fue condenado a pagar los salarios de tramitación, el despido fue declarado nulo y además el aprendiz de estafador fue condenado junto a D.Luis a tres años de cárcel por estafa y por un delito contra los derechos de los trabajadores.

En la cárcel Jacobo y su asesor aprendieron a jugar al mus, pero nunca comprendieron quien fue la persona que filmó aquel video donde ambos aparecían engañando a la secretaria, porque en el salón de aquel viejo hotel no había nadie más que ellos tres, y Teresa no llevaba ninguna cámara de video; o al menos eso era lo que pensaban los dos estafadores.

El secreto de todo aquello residía en el mando a distancia del viejo Ford. Aquel mando a distancia era en realidad un llavero o mando espía, una cámara de video oculta con altas prestaciones que gracias a su apariencia externa no despertó las sospechas de su jefe ni las del asesor de pacotilla. La moraleja de la historia es que conforme están las cosas siempre puede ser una buena alternativa hacer uso de cámaras ocultas o espías.

Camara Mini DV md80

Camara Mini DV MD80 – La cámara más pequeña del mundo!

            Cuando llegaron al mercado las primeras cámaras de video, parecía que la revolución tecnológica había dado un paso de gigante consiguiendo una cámara de poco más de tres kilos de peso que era capaz de grabar directamente en formato Beta, VHS y Video 2000, pues hasta entonces las pocas cámaras domésticas de video, se tenían que conectar con un cable al reproductor grabador de video, pues las cámaras no eran autónomas y necesitaban pasar la imagen al aparato de video que era el que realmente grababa.

            Después se consiguió una cámara más liviana de algo más de un kilo de peso conectada a un aparato de video portátil que había que portar con una bandolera al hombro, y todo esto con el inconveniente de las baterías que además de ser bien grandes, se descargaban enseguida.

            Hace pocos años aparecieron por fin las cámaras autónomas que ya no tenían que estar conectadas al aparato de sobremesa, y grababan en cintas mini VHS, pero su vida fue relativamente corta ya que les salió un competidor japonés que ya ni siquiera necesitaba las mini-cintas para plasmar las escenas porque grababa directamente en disquetes y posteriormente en tarjetas de memoria.

            Con esta última tecnología se hecho realidad lo de tener una videocámara en el bolsillo, porque los teléfonos de última generación incorporan una cámara capaz de grabar video en formato digital.

            Pero la ciencia y la tecnología sigue avanzando y tampoco los móviles han sido la culminación de este invento que comenzó con el celuloide.

            Lo último en video cámaras es la reina de las miniaturas, una gran pequeña máquina del tamaño de un mini encendedor que graba audio y vídeo con la misma calidad con la que graban las videocámaras más grandes.

            Se trata de la Mini Cámara MD80, que soporta tarjetas de memoria estándar de 8 Gb, para guardar hasta dos horas de video y que además incorpora una serie de utilidades como el control de activación mediante sonido que la pone en marcha en el momento que alguna persona entra en la estancia, y comienza a grabar de manera silenciosa sin levantar sospechas.

            Esta mini cámara ha estado vetada en algunos países y solo estaba disponible para miembros y cuerpos de seguridad del estado. La Mini Cámara MD80 sigue utilizándose por espías de todo el mundo y por la mayoría de detectives privados que necesitan obtener una grabación en sitios difícil de filmar con otras videocámaras.

            Lo que hace especial a esta mini cámara es su tamaño y su potencia. Ha sido utilizada para grabar infidelidades y para descubrir a empleados desleales, aunque una de las mejores utilidades de esta cámara es la de poder usarse en domicilios deshabitados como segundas residencias chalets aislados y casas de campo, ya que en caso de robo descubrirá al ladrón en su propia trampa, porque ningún otro sistema resulta más fiable y económico como la MD80.

            La vigilancia de sus hijos mientras estudian, o la de la baby sisters cuidando a los pequeños, resulta más efectiva que con una webcam por que la Mini Cámara MD80 no necesita conectarse a nada para grabar. Es la cámara oculta para espionaje más usada en el mundo!

            Para visionar las imágenes basta con extraer la tarjeta y colocarla en el ordenador; hasta para esto la han inventado perfectamente.

Jhon Hermman

Asesor de Seguridad de E.N.B. Enterprisse

La Cámara Oculta frente a infidelidades ocultas – La historia de Juan y Margarita.

Infidelidades

Infidelidades e infieles

Esta pequeña historia casi real, le va a sorprender igual que al protagonista y el motivo de escribirla es precisamente entretenerles un rato y hacerles reflexionar.

Todos conocemos el planteamiento de una botella de litro que contiene medio litro de líquido. ¿Esta medio llena o medio vacía? Seguramente será cuestión de cómo cada uno vemos las cosas, o quizá como nos interesa verlas; esta es la historia:

Juan y Margarita son una pareja perfecta; son amigos, son liberales, son amantes y sobre todo se conocen… o al menos eso creen ellos, porque una vez que no están juntos, ninguno tiene una cámara oculta para ver al otro.

A tres días del cumpleaños de Marga, su marido no sabe que regalarle y se le ocurre una genial idea. Hace tres años le regaló un álbum con todas aquellas fotos que ella tenía olvidadas en el cajón y a Marga le encantó, así que la sorpresa para ese día va a ser regalarle una película filmándola con una cámara oculta a la que Juan le va a poner título: “Pasatiempo divertido”

Así que Juan pone manos a la obra y entra en google y escribe: Comprar camaras espías; accede en una web y compra una mini cámara de alta resolución activada por voz, y el día de su cumpleaños la coloca en el salón oculta entre los libros del escritorio.

En la mesa del salón le deja un gran paquete que dentro tiene otro paquete más pequeño y dentro otro, así hasta veinte embalajes; y todo para ver la reacción de su mujer abriendo paquetes sin parar para que descubra que en el último paquete hay un estuche con un anillo de diamantes y una nota que dice “aquí tienes la mitad de mi regalo”, la otra mitad va a ser la película que luego le va a regalar donde filmará el inolvidable momento donde ella aparece abriendo sus regalos.

Cuando Juan llega a casa ella le recibe con un beso.

– Me encantó tu regalo, ¿Cuál es la otra mitad? – le preguntó Marga –

– A, no; esa otra mitad la tendrás mañana, cuando cumplas 37 años – contestó Juan –

Por mucho que le rogó su esposa, sabía que no podía desvelar la sorpresa, pues a la escena había que ponerle música y grabarla en un CD.

Así que Juan se llevó la tarjeta de memoria de la cámara espía para montarla en el ordenador de su trabajo, pero cuando visionó las imágenes se quedó más mudo que una película de Charlott.

Las imágenes que ha grabado la cámara no son las que él esperaba. En ellas aparece un tercer protagonista tomando café en el salón, después las imágenes son más explícitas y sorprendido visiona como su mujer besa apasionadamente a aquel hombre y ambos desaparecen de la escena.

Media hora más tarde ella vuelve al salón y comienza a abrir paquetes, hasta que encuentra el anillo. Después recoge todos los papeles, las dos tazas de café… y hasta aquí la historia.

Juan decide grabar la película pero sin poner las imágenes en las que aparece con su amante y mordiéndose la lengua llega a su casa.

– Aquí tienes tu regalo, feliz cumpleaños – dijo Juan –

– ¿Y esto? – preguntó Marga mientras cogía el DVD –

Ella ansiosa encendió la tele, puso el DVD y le dio al play… y mientras Marga miraba extrañada la película… Juan observaba por encima de las gafas la reacción de su esposa, que miraba sin parpadear.

– ¿Qué broma es esta? , ¿Ahora te dedicas a espiarme? – preguntó furiosa Marga –

– ¿No te gustan las sorpresas? – contestó Juan con otra pregunta –

No, no… es que no te entiendo, no entiendo nada… ¿Esto qué es?

– Esto es que yo quería darte una sorpresa mostrándote un video abriendo mi regalo y me tomé la libertad de colocar una cámara oculta.

– Y que más, que más me vas a decir… No es justo, me da igual lo que hayas visto, pero esto no me lo esperaba de ti. ¡ Que me espíes en mi propia casa !

– ¿Cómo dices? ¿Acaso no te gusta la sorpresa?

– Pero… – pregunto confusa Marga – ¿No has grabado nada más?

– Sí, claro, pero eso no entraba en el guión, mi intención era grabar esto. Lo demás está borrado, pues no era mi intención desconfiar de ti.

– Entonces…

– Entonces nada, aquí tienes tu regalo, seguro que no lo olvidaras nunca. Te lo he traído tal y como lo tenía pensado. Lo demás lo he borrado de la tarjeta, y ahora intentaré borrarlo de mi mente, pero creía que te conocía y ya veo que no tengo nada.

Juan se marchó  sin oír explicaciones, dejándole el regalo prometido.

camara espia

camara espia