Cámara de aparcamiento para Camiones, déjate de complicaciones

Uno de los grandes problemas que tenemos los camioneros es que aunque nos hayamos hecho a las dimensiones de nuestro camión, y a veces lo conduzcamos más ligero que un turismo, la verdad es que cualquier pequeña dificultad se nos multiplica y ante cualquier eventualidad no prevista, vale más la experiencia que la destreza.

He visto trailers cruzarse en la carretera simplemente porque en las bajadas han quemado los frenos reteniendo el conjunto remolque, y aunque parezca mentira esto le ocurre mucho mas a los novatos, que abusan de los frenos en los puertos sin pararse a pensar que llevan treinta toneladas encima de las ruedas.

Otras de las mayores dificultades sin duda son las maniobras, ya que el camión fuera de la carretera es como una ballena en una piscina. Los grandes camiones han sido diseñados para conducirlos en carreteras y autopistas; no están hechos para caminos, carreteras estrechas y mucho menos para la ciudad. Pero sucede que a veces tienes que entrar a descargar en un polígono y a la fuerza has de cruzar la ciudad. Mientras sea temprano y haya tráfico despejado, no hay problema, la cosa se complica cuando las necesidades del tráfico o tu propia equivocación acaba en la necesidad de hacer maniobras, y esto incluye mover el camión marcha atrás.

La distancia entre los ejes de las ruedas de mi camión son tres metros y medio por lo que en principio girando las ruedas delanteras es relativamente fácil conducirlo marcha atrás… pero cuando enganchamos un remolque de trece metros y medio, la cosa cambia, y la conducción hacia atrás aunque sean unos metros, requiere prestar muchísima atención.

Si a esto le añadimos otros 20.000 kilos de carga; la maniobra se convierte en peligrosa, y esto contando que la maniobra sea retroceder en línea recta, porque si hay que torcer, mal camino llevamos.

Para torcer el camión conduciendo con la marcha atrás puesta, requiere que un ayudante se coloque fuera para advertirnos de los obstáculos, la maniobra se ralentiza, y retroceder un metro nos lleva cinco minutos.

Yo encontré la solución y he reducido el problema a la mitad con la ventaja de no necesitar ayudante a la hora de hacer este tipo de maniobras. Después de mucho informarme, di con la solución correcta. Instalé una minicámara trasera de aparcamiento en la parte de atrás de mi remolque, junto a la placa de la matrícula. Esta cámara, transmite toda la visión a una pantalla que llevo en la cabina; una simple pantalla de 9 pulgadas que además me sirve para visionar películas del reproductor de Dvd,s .

Cuando tengo que conducir marcha atrás, enciendo la cámara trasera, y comienza el espectáculo. Toda la visión aparece en el monitor de la cabina; postes, señales, bicicletas, niños y ancianos; la cámara es como si yo estuviera atrás mirando, con la ventaja de que no tengo que sacar la cabeza por la ventanilla ni doblar el cuello para al final no ver nada.

Igual que en su día coloqué el GPS y no e vuelto a perderme; recomiendo a todos los camioneros que instalen en sus remolques la cámara trasera de aparcamiento, un accesorio barato que estará amortizado en cuanto metamos la R de la palanca de cambios.

De verdad que la cámara es una maravilla y con solo ponerla podremos comprobar como ayuda a la conducción en estos casos tan difíciles que a veces se nos presentan.

Pedro Manuel Canales

Camionero y Profesor de Autoescuela

Anuncios