Colchones: ¿Cómo se fabrican?

El hombre siempre se ha tumbado para dormir, aunque no siempre sobre un buen colchón. Hoy en día gracias a los avances de la técnica y de la medicina, se fabrican magníficos colchones, muchos de ellos en España y para todo el mundo.

Todo empieza con la resortera, un aparato que dispone de unos platos para girar el alambre y conseguir junto a una prensa los famosos muelles que ofrecen la resistencia y firmeza al colchón; en breves palabras, es el alma del colchón. Los terminales de alambre son retocados y doblados para que no sobresalgan de la tela, y además el alambre se somete a un proceso de aceitado, para vitar el sonido que al rozar los distintos entramados de este metal pudieran ocasionar.

Una vez está la estructura compuesta, se le denomina núcleo, y se le somete a un proceso de templado pasándolo por un horno para conferirle la elasticidad característica que tienen todos los colchones de muelles. En otra parte de la fábrica se mezcla poiol e isocionato en forma líquida para que tras un proceso químico, se transforme en espuma de poliuretano. Esta espuma se obtiene en forma de bloque, así que se pasa por un robot de corte que la corta en láminas de las cuales se van a utilizar unas cuantas para seguir fabricando el colchón. Básicamente estas láminas son la funda del cuerpo de muelles. Sobre esta base de espuma se colocan después varias capas, generalmente cinco o seis de materiales denominados de confort, como tejidos absorbentes, disipadores de
calor y por supuesto la capa exterior que es la única que vemos, esto es lo que se conoce como proceso de acolchado. La colocación de los muelles a la espuma se hace con prensas y aplicando colas de calor para formar un conjunto sólido y de buena calidad.

En el caso de los viscolásticos, la diferencia estriba en que la espuma es más viscosa y elástica, y aunque se deforma al tumbarnos, al movernos sobre él, la parte que dejamos libre recupera su forma inmediatamente. El confort de estos colchones es superior al de los demás, y en el mercado podemos encontrar combinaciones de estos colchones; con muelles o sin ellos. Generalmente los colchones viscolelásticos pueden venir enrollados dentro de una funda. Esto es solo para el envasado, y como hemos dicho, cuando lo desembalamos, multiplica su volumen hasta quedar con la forma rectangular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s