¿Grabo con cámara oculta la reunión de despido con mi jefe?

El punto de reunión es un viejo hotel sin apenas clientes de los de Bourbon y Montecristo que ha perdido dos estrellas y ahora se mantiene con el alquiler de viejas habitaciones alquiladas por horas.

Cinco minutos antes de la hora convenida aparece D.Luis, un asesor sin estudios que no respeta la prohibición de fumar en sitios públicos, y la pareja se levanta para recibirlo.

– Te presento a mi asesor, esta es Teresa, mi secretaria – dijo Jacobo con voz ronca, haciendo las presentaciones de rigor –

            – Encantada – replicó Teresa –

– Bien, aquí están los documentos – Dijo en tono seco D.Luis

El motivo de aquella reunión era el despido de Teresa, una leal secretaria que no tenía culpa de que Jacobo decidiera cerrar su negocio aduciendo pérdidas cuando en realidad todo eran ingresos y los únicos gastos eran los que el jefe se permitía del dinero de la caja.

Teresa sabía que aquel despido era una trampa, que no se ajustaba a derecho y que entre su jefe y aquel asesor de secano, querían dejarle sin la indemnización que le correspondía después de trabajar doce años en la oficina.

– Firma aquí – fue la segunda frase que pronunció D.Luis –

La simpática secretaria de gafitas parecía estar muy nerviosa y no paraba de dar vueltas al llavero de la Virgen del Escorial del que prendía una sola llave y el mando a distancia de su coche, un Scort del 99.

– Vale,  pero si firmo, queda claro que no me has pagado y que los once mil euros me los pagas a primeros de Junio como hemos convenido ¿No? – preguntó Teresa –

– Eso es – contestó Jacobo – cuando venda lo que queda en el almacén, la primera que cobras eres tú.

Teresa firmó un documento con fecha posterior a ese día, y se fue con las manos vacías intentando no pensar hasta que llegara la fecha prometida.

Quince días después Jacobo vendió toda la mercancía del almacén a un comerciante por más de 20.000 euros, pero acostumbrado a un ritmo de vida donde la palabra gastar era el slogan de su religión, prefirió seguir haciendo lo que hasta entonces hacía, a pesar de que toda su fortuna eran los cuarenta billetes malva que le pagó el tratante por lo que un día fue una de las mejores tiendas de electrónica.

Pasaron cuatro meses más y la paciencia de Teresa llegó al límite de que tuvo que vender el viejo Ford para pagar las facturas de la luz que se le amontonaban.

La última respuesta de Jacobo fue no coger más el teléfono, así que su secretaria puso la correspondiente denuncia, pero no como la esperaba el listo de su jefe.

Teresa acudió al Juzgado a poner la denuncia, y unos días después Jacobo recibió la citación. En su declaración este avispado jefe de empresa, afirmó haberle pagado el día que firmó, declarando que el día del hotel no se había firmado el documento, sino quince días después, y que al momento de firmar, le pagó a su secretaria los once mil euros convenidos.

La abogada de teresa presentó un video, en donde se veía claramente lo contrario, y el Juez de Instrucción decidió admitirlo como prueba.

Jacobo fue condenado a pagar los salarios de tramitación, el despido fue declarado nulo y además el aprendiz de estafador fue condenado junto a D.Luis a tres años de cárcel por estafa y por un delito contra los derechos de los trabajadores.

En la cárcel Jacobo y su asesor aprendieron a jugar al mus, pero nunca comprendieron quien fue la persona que filmó aquel video donde ambos aparecían engañando a la secretaria, porque en el salón de aquel viejo hotel no había nadie más que ellos tres, y Teresa no llevaba ninguna cámara de video; o al menos eso era lo que pensaban los dos estafadores.

El secreto de todo aquello residía en el mando a distancia del viejo Ford. Aquel mando a distancia era en realidad un llavero o mando espía, una cámara de video oculta con altas prestaciones que gracias a su apariencia externa no despertó las sospechas de su jefe ni las del asesor de pacotilla. La moraleja de la historia es que conforme están las cosas siempre puede ser una buena alternativa hacer uso de cámaras ocultas o espías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s